Todo sobre la conducción preventiva y consejos para llevarla a cabo

Escrito por: Inma

Todo conductor debería ejercer un tipo de conducción preventiva pero ¿Cómo hacerlo? ¿Cuáles son las técnicas? ¡Te lo contamos todo!

Conducción preventiva: Definiciones y consejos

Todo vehículo puede disponer de sistemas de seguridad activa y pasiva, aumentando la garantía de evidencia en el conductor y del resto de pasajeros ante cualquier imprevisto, ahora bien ¿Sirven estos sistemas de algo aun sin realizar un tipo de conducción preventiva?

Seguro que conoces las palabras conducción preventiva, y es que esta es una técnica basada en una serie de pautas que todo conductor debería seguir al ponerse a manos de un volante ¿De qué se trata? ¿Cómo puedo llevar a cabo este tipo de conducción?

Conducción preventiva: Todo lo que debes saber 

Aprender a hacer uso de las distintas técnicas y aprendizajes de la conducción preventiva supone una gran diferencia a la hora de observar el rendimiento, el consumo de combustible, la mecánica y la seguridad del automóvil.

También denominada conducción eficiente, las técnicas preventivas ayudan, casi en su totalidad, a tener la situación bajo control, siempre y cuando te anticipes a las diferentes circunstancias de riesgo que puedan suceder en la vía.

Conducción preventiva del coche: Trucos y recomendaciones

Principios clave de la conducción preventiva

Lo primero que se ha de tener en cuenta, antes de empezar con la explicación de las características y puntos de la conducción preventiva, es que conducir es una actividad que requiere de una atención y cuidado en cada uno de los aspectos que la engloba.

Por ello, y debido a que, con el paso del tiempo, la forma de conducir se adapta a uno mismo, debemos saber que un exceso de confianza puede dar lugar a accidentes, y que las manías propias del conductor pueden provocar grandes daños en la mecánica del vehículo.

Dicho esto, podemos diferenciar los siguientes principios:

Anticipación

Analiza y estudia en todo momento el estado de la vía, así como las señales de tráfico… Haciéndolo, podrás adelantarte y evitar posibles incidentes que te puedan llegar a tomar una decisión brusca. Dentro de esto, ten en cuenta:

  • El tiempo
  • Los peatones y las posibles acciones que puedan realizar.
  • El estado de la vía por la que vas a circular.
  • La hora del día, pues, dependiendo de la hora en la que conduzcas, habrá más o menos tráfico.
  • Las señales de la vía.

Gestión del espacio

La DGT lo deja claro, y es que mantener la distancia de seguridad suficiente con el vehículo que nos precede nos permitirá que, ante una frenada o accidente por colisión imprevistos, tengamos los suficientes metros como para frenar de forma efectiva y sin riesgo alguno.

¿No sabes a ciencia cierta cuál es la distancia de seguridad idónea para tu vehículo? Puedes calcularla de dos formas distintas:

  • En función de la velocidad: Coge la cifra de la velocidad a la que estás circulando, elimina la ultima cifra y multiplica el número que queda por sí mismo. Es decir, si vamos a 80 km/h, la operación sería 8×8, por lo que la distancia mínima sería de 64 metros.
  • Referencia visual en la vía: Ten un punto fijo en el que hacer referencia cuando el vehículo pase por este, una vez lo supere, cuenta, como mínimo, tres segundos de separación.

Visión

Este sería el principio más complejo de los tres explicados, pues es cierto que en carretera debemos “ver y ser vistos” pero ¿Cómo hacerlo de forma correcta? Intenta ver con más de 10 segundos de antelación donde te encuentras, analizando la situación por si surge cualquier problema durante el trayecto. Ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Aporta una mirada amplia: Intenta ver más allá de lo que tienes delante en esos momentos. Pues cuando conducimos, las velocidades son elevadas y el tiempo de llegada inferior.
  • Observa toda la vía: No te olvides de saber lo que tienes a los lados y en la parte trasera del coche, mira los espejos retrovisores e intenta, en todo momento, tener controlada la situación.
  • Estate atento: No desvíes tu atención en temas que no sean la carretera y el estilo de conducción. Evita cualquier distracción como mirar accidentes, comer o beber mientras se conduce…
  • Hazte ver de forma continuada: Señala cada una de las maniobras que vayas a realizar para no pillar de improviso a cualquier conductor.

No olvides que, ante todo, deberás moderar la velocidad y tener especial cuidado en situaciones de riesgo, como en los días lluviosos, con niebla intensa o fuertes nevadas.

Principios clave de la conducción preventiva

Elimina estas costumbres de tu conducción 

Cómo bien hemos dicho en párrafos anteriores, con el paso del tiempo, los conductores adecuan la forma de conducir conforme a sus gustos y preferencias, es por ello por lo que debemos destacar los errores que debes evitar, siendo los explicados a continuación:

  • Posición relativa al volante: Coloca el volante de forma que puedas justarlo a la altura de tus manos, teniendo acceso a cada uno de los mandos del coche. Ten, en todo momento, las manos sobre el volante.
  • Posición correcta en los pedales: La distancia que separa el asiento de los pedales debe ser la misma que la longitud de tus piernas, pudiendo pisar el pedal de embrague de forma fácil y cómoda.
  • Fija tu mirada: Se recomienda, en todo caso, que el foco de la mirada sea siempre puesto en un punto lejano y en el camino por donde vaya a circular el coche.

No hay que olvidarse de tener especial cuidado en cada una de las maniobras que realicemos con nuestro vehículo.

Conducción preventiva: Todo lo que debes saber

Pon especial atención en estas zonas

Independientemente de las medidas preventivas que tomemos, se ha de tener claro que hay momentos y lugares a los que se le ha de prestar especial atención, siendo los siguientes:

  • En las rotondas: Ojea el retrovisor izquierdo siempre que vayas por el carril exterior de la glorieta, así podrás ver la aproximación de los vehículos por el resto de carriles.
  • Adelantando en carreteras convencionales: Pon tu mirada tanto delante, como a los lados y por detrás, no olvides poner el intermitente y dejar la distancia de seguridad suficiente para adelantar.
  • Pasos de peatones: Se recomienda realizar un barrido visual de las aceras y los alrededores cada vez que nos acerquemos a un paso para peatones, reducir la velocidad es una cosa que todos debemos hacer en estos casos.
  • Al salir del vehículo: Siempre que estacionemos el coche y vayamos a salir, tanto el conductor como los pasajeros deberán comprobar que no vaya a pasar ningún coche.
  • En incorporaciones o cambio de carril: Siempre que vayamos a cambiar de carril o a incorporarlos en una vía, deberemos cerciorarnos de que no hay ningún otro vehículo circulando por el carril al que vamos a acceder.

Explicado todo lo referente a la conducción preventiva ¿Sabías que gracias a los ADAS obligatorios desde junio, como el de alerta de cambio involuntario de carril o la cámara trasera con detección de tráfico cruzado, realizar una conducción preventiva es mucho más sencillo? ¿Seguirás nuestros consejos? ¡Déjanos tus dudas en comentarios!

Artículos relacionados

Relacionados

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mini Cart

Tu carrito esta vacío.